Historia del Partido Comunista de Chile

El Partido Comunista de Chile (1922-2002) | Presentación   Un partido de clase obrera e intelectuales. En 1912 surge el Partido Obrero Socialista encabezado por Luis Emilio Recabarren, con el fin de organizar la defensa y emancipación de los trabajadores de la dominación capitalista. Diez años más tarde, bajo el influjo de la Revolución Rusa, cambió su nombre por el de Partido Comunista de Chile, estableciendo una estrecha y duradera relación con el movimiento comunista internacional promovido y dirigido por la Unión Soviética. 

En 1932 el Partido Comunista asumió un lugar en el sistema político democrático y representativo que inauguraba el segundo gobierno de Arturo Alessandri. A fines de la década del treinta, participó en una alianza política liderada por los radicales denominada Frente Popular, la que se mantuvo en el poder hasta 1952. Esta alianza estaba en plena sintonía con la estrategia del comunismo internacional, concebida como una plataforma interclasista que pretendía evitar el triunfo del fascismo en el mundo.La alianza fue provechosa para el Partido Comunista chileno, pues en 1947 ya alcanzaba el 16,5% del electorado. Asimismo, a pesar de definirse como un partido de clase netamente obrera, incorporó a sus filas gran cantidad de profesionales e intelectuales; destacando personalidades como Pablo Neruda y Vicente Huidobro. Sin embargo, la política internacional de la Guerra Fría llevó a una abrupta salida de los comunistas del gobierno de González Videla, ante el giro de éste hacia una alianza con los partidos de derecha. Pronto el gobierno derivó hacia una pública persecución de los comunistas, al dictarse, en 1948, la “Ley de defensa permanente de la democracia”, mejor conocida como la “Ley maldita”.

En 1932 el Partido Comunista asumió un lugar en el sistema político democrático y representativo que inauguraba el segundo gobierno de Arturo Alessandri. A fines de la década del treinta, participó en una alianza política liderada por los radicales denominada Frente Popular, la que se mantuvo en el poder hasta 1952. Esta alianza estaba en plena sintonía con la estrategia del comunismo internacional, concebida como una plataforma interclasista que pretendía evitar el triunfo del fascismo en el mundo.La alianza fue provechosa para el Partido Comunista chileno, pues en 1947 ya alcanzaba el 16,5% del electorado. Asimismo, a pesar de definirse como un partido de clase netamente obrera, incorporó a sus filas gran cantidad de profesionales e intelectuales; destacando personalidades como Pablo Neruda y Vicente Huidobro. Sin embargo, la política internacional de la Guerra Fría llevó a una abrupta salida de los comunistas del gobierno de González Videla, ante el giro de éste hacia una alianza con los partidos de derecha. Pronto el gobierno derivó hacia una pública persecución de los comunistas, al dictarse, en 1948, la “Ley de defensa permanente de la democracia”, mejor conocida como la “Ley maldita”.