cuadernos_F827577_Luis_corvalan_407

LUIS CORVALAN LEPE

 

 

    A los 94 años dejo de existir el compañero Luis Corvalan Lepe

 

Nacido el 14 de septiembre de 1916 en la sureña ciudad de Puerto Montt, Luis Corvalán fue profesor y periodista además de político y comenzó a militar en el Partido Comunista en 1932.

Cuando el partido fue declarado ilegal en 1947 por el gobierno de Gabriel González Videla, fue confinado, junto a otros millares de militantes, en campos de concentración en Pitrufquén y Pisagua.Después de que el partido fue nuevamente legalizado, Corvalán se convirtió en su secretario general y principal dirigente desde 1958 hasta 1989, principalmente tras ser elegido senador en 1961.

Bajo su conducción el PC llegó a tener cerca del 20 por ciento de los votos en el país.Estrictamente fiel a la Constitución y las leyes vigentes, Corvalán siempre se opuso a la violencia como herramienta revolucionaria.

En 1969 fue uno de los promotores de la Unidad Popular, coalición de izquierda que al año siguiente, encabezada por el socialista Salvador Allende, ganó las elecciones presidenciales.Tras el cruento golpe militar que, encabezado por Augusto Pinochet derrocó a Salvador Allende en 1973, fue detenido y confinado en la austral Isla Dawson, junto a otros dirigentes y altos funcionarios del gobierno caído y trasladado posteriormente a un campo de concentración en Ritoque, una localidad costera en la zona central del país.

La Unión Soviética, que lo galardonó en 1974 con el Premio Lenin de la Paz, desplegó una intensa campaña internacional por su libertad, que se materializó el 18 de septiembre de 1976, cuando fue canjeado en Zurich por el disidente soviético Vladimir Bukovsky.Corvalán vivió su exilio en la URSS y regresó a Chile en 1988, para dejar el año siguiente la secretaría general del PC a Gladys Marín, ya fallecida.

En los últimos años no tuvo actividad pública, aunque el diputado comunista Hugo Gutiérrez destacó hoy que hasta antes de agravarse su salud, hace poco tiempo, participó activamente en las reuniones del Comité Central.“Hasta el final pagó sus cuotas y tuvo su carné del Partido al día”, subrayó.

Según Gutiérrez, Corvalán “fue un ejemplo del buen comunista”, que dedicó su vida a la causa y “también fue un gran patriota”, por lo que su muerte “enluta a todo el país”.Gutierréz subrayó que Corvalán tuvo la alegría, antes de morir, de ver el regreso del PC al Parlamento, con la elección de tres diputados en los comicios del pasado diciembre, por primera vez desde el golpe militar de 1973.