Archivos de la categoría Congresos

RESOLUCIONES 1a CONFERENCIA NACIONAL

RESOLUCIONES I CONFERENCIA NACIONAL. 

Reunida la I Conferencia Nacional del Partido Comunista de Chile, posterior al XXIII Congreso Nacional, los días 1 y 2 de Junio de 2007, con la participación de 200 delegados de 26 comités regionales de todo el país y una delegación de las JJ. CC., en un intenso y rico intercambio realizado en 11 comisiones de trabajo con la participación activa de todos los delegados, se coincidió en valorar y aprobar el informe central presentado, aportando a su desarrollo y enriquecimiento en varios aspectos. 

Por consiguiente, se recomienda realizar una amplia difusión del informe y las resoluciones, que permitan el conocimiento, estudio, y particularmente la implementación eficaz por el conjunto del Partido.º

1) Momento Político. 

La nueva situación no es ajena a la influencia ejercida por la política del Partido desde su 23º Congreso, manifestada sobre todo en el llamado “paso táctico”. Vinculada con ella se han desplegado significativas movilizaciones de diversos sectores de trabajadores, del cobre y forestales, entre otros, que están sobrepasando de hecho la legalidad laboral neoliberal, uno de los soportes esenciales del modelo.  

Ello explica la reacción de los sectores empresariales en contra de lo que perciben como un “peligro”. La intensificación de la agresividad de la campaña anticomunista, la represión y la criminalización de la movilización de trabajadores y estudiantes, la creciente actividad de inteligencia y contrainteligencia, hablan también de la preocupación del bloque en el poder por el nuevo momento y nuestro papel. 

En ese contexto se inscribe la cobarde campaña que pretende enlodar el nombre de nuestro presidente compañero Guillermo Teillier, ante este hecho la Conferencia Nacional manifiesta su decisión de repudiar con claridad y firmeza dichas expresiones de anticomunismo y resuelve hacer pública su irrestricta solidaridad con el presidente del Partido y con cada compañera y compañero objetos de estas campañas.  

 El Partido cada día tiene un mayor peso político, es cada vez más factor en la política nacional. A pesar de los esfuerzos de algunos interesados, cada vez les es más difícil prescindir de nuestro rol. Va quedando más clara ante millones de chilenos la política de los comunistas.  

La lucha contra la exclusión sintetiza buena parte de las frustraciones de miles de chilenos que no son considerados en la formulación de decisiones que afectan  su vida cotidiana. El fiasco del Transantiago es un claro ejemplo de exclusión. 

En este sentido, la lucha por el cambio del sistema electoral es un asunto que sintetiza a nivel político las demandas de cambios democráticos más sentidas por los trabajadores y el pueblo de Chile. No se trata de cosas separadas. Las reivindicaciones democráticas que levantamos junto a nuestros aliados en el Parlamento Social y Político, son parte de un proceso que debe culminar en las necesarias reformas políticas e institucionales. 

 La aprobación o no del proyecto de cambio del sistema electoral es parte de una batalla que no está resuelta. Llamamos al conjunto del Partido a desplegar múltiples iniciativas en los territorios y lugares de trabajo que interpelen directamente a cada uno de los parlamentarios, a las directivas de los partidos políticos, a las distintas autoridades gubernamentales en regiones y provincias, a los dirigentes sindicales y sociales, a todos y cada uno debemos  llamarlos a explicitar, el respaldo a la iniciativa de reforma electoral del Ejecutivo que será votado en el Congreso en Junio, a todos y cada uno debemos comprometerlos en una movilización de mayor envergadura e intensidad. Junto al pueblo, con la máxima amplitud posible, debemos hacer pagar un alto costo político a quienes  se opongan a la reforma, como un paso en el proceso de lucha por la democratización plena. Esto  exige el compromiso activo de cada  militante del Partido y la Juventud, desde la base a la Dirección. 

 La Conferencia resolvió realizar una Jornada de Movilización Nacional hacia Intendencias, Gobernaciones y Alcaldías, así como al Parlamento, muy en especial cuando se discuta la ley de cambio del sistema electoral. Asimismo, impulsar con más fuerza el reclamo internacional, llamando a todos los chilenos, comunistas y progresistas, que viven en el exterior, a asumir diversas tareas que signifiquen acosar al Estado chileno con la exigencia de cambios. 

 Un batalla que debemos planificar hasta en el detalle, que debe desplegarse en cada rincón del país, que debe tomar una rica diversidad de formas, cuya realización debe constituir movilización y nuevas expresiones unitarias del pueblo, es el desafío ineludible que debemos  desarrollar a través de la campaña por el referéndum o consulta popular, levantando las propuestas democráticas de mayoría y que aíslen a los sectores que se oponen a los cambios democratizadores. Una iniciativa puede ser impulsar plebiscitos comunales contra la exclusión, que sean la antesala del referéndum. 

Hay quienes no ven la dialéctica entre impulsar  los cambios democráticos por mejorar la calidad de vida del pueblo, con nuestro papel de fuerza opositora al neoliberalismo y su gobierno. No visualizan que el proceso de construcción de una correlación de fuerzas  más favorable a la democracia debe nutrirse también de los desencantados de la política de las fuerzas que integran el bloque en el poder. 

Debemos esforzarnos por superar los problemas que existen a nivel de las fuerzas del JPM. Esta es un referente unitario posicionado en el pueblo. No puede entregarse a afanes protagónicos de dirigentes que plantean hoy una política sectaria, que restringe las posibilidades de las luchas democráticas, y además,  con una ética cuestionable direccionan esfuerzos con la pretensión de  disputar a nuestros  militantes.  

El JPM debe ser fortalecido en las diferentes comunas, sobre la base de una política amplia y unitaria. Pese a los esfuerzos que el Partido ha desplegado por acercar posición con los humanistas, la persistencia de diferencias políticas,  requieren hoy,  abordarlas con franqueza, buscando fortalecer la relación. No olvidamos la dialéctica unitaria, que forma parte de nuestro acervo histórico,  la unidad es un proceso de unidad y lucha, sin renunciar a la independencia e identidad de cada una de las partes, cuya centralidad esta determinada por lo que permite los mayores avances del pueblo, al servicio de ese objetivo esta una justa política unitaria de la izquierda.    

En este contexto, valoramos el aporte que realizan la mayoría de las organizaciones del JPM, entre los que destacamos el papel de la IC, que ha iniciado su proceso de legalización. Al mismo tiempo, tenemos en cuenta que el JPM no lo reemplaza el PSP.

Si bien no todo el PSP es parte del JPM, con una correcta política de alianzas todo el JPM podría y debería formar parte del PSP. El PSP es una iniciativa impulsada por la CUT, que promueve una amplia convergencia de fuerzas políticas, sociales y sindicales en torno a una plataforma básica de cinco demandas de abierto carácter democrático. 

Hemos dicho que el nuevo momento político se caracteriza esencialmente por la irrupción de las demandas populares, en especial expresadas en los puntos planteados por el Partido y por el PSP. Constatamos con gran interés que han sido enviados proyectos de ley al Parlamento, que expresan parte de las medidas que impulsamos. Que esos proyectos cristalicen, es un asunto de fuerzas, que hay que sumar y tensar. Son también parte de este momento las señales de crisis en la Concertación, dónde se agudizan las contradicciones, apurados también por la obligación de definirse frente a demandas concretas y la toma de conciencia de que el proyecto político oficialista  tal y como fue concebido esta agotado y que necesariamente debe abrirse a cambios si quieren mantener el poder. Más allá de la Concertación, las señales de crisis se refieren también al modelo como tal, que está siendo cuestionado en sus pilares fundamentales, como son el modelo previsional, la ley laboral y la exclusión. Entonces, la posibilidad de ser sobrepasados por la realidad, lo obligan a considerar abrirse en alguna medida a los cambios. 

La Conferencia realizó una sesión plenaria especial con la participación de los compañeros Ignacio Mendoza, Primer Secretario del Partido Comunista de Bolivia, Rafael Anglada, del Partido Independentista de Puerto Rico, del compañero Daniel Torres del Partido Comunista de Argentina. Esa sesión reafirmó la dimensión internacional de nuestra lucha, valoró los avances de la lucha antiimperialista de los pueblos en el continente, así como resolvió la necesidad de intensificar la solidaridad con el proceso revolucionario bolivariano en Venezuela conducido por el Presidente Hugo Chávez. 

En este sentido la Cumbre de los pueblos que se realizará en Noviembre, así como el encuentro de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas serán momentos para avanzar. 

2) Movilización social 

Ha sido unánime la conclusión de que hay que buscar fórmulas que signifiquen ampliar de hecho y legalmente el derecho de negociación colectiva sectorial, revisando las distintas posibilidades que se debaten: por holding interempresa, por ramas y asimismo buscando formas que puedan promover la articulación de sectores que hoy no están sindicalizados y que representan la gran mayoría nacional. La CONASIN y los CCRR deben seguir de cerca las negociaciones colectivas ramales, y tomar las decisiones que respondan a cada paso del proceso. 

Si bien la organización sindical se ha debilitado en los últimos años producto de las limitaciones legales para negociar en beneficio de los trabajadores, esta situación se está revirtiendo en la práctica, ofreciendo condiciones para avanzar y dar un salto en los cambios a partir de la ofensiva de los trabajadores por sobrepasar la legalidad, cuestión que es de máxima importancia si consideramos su rol como clase articuladora de otras fuerzas.

La Conferencia saludó y entregó toda su solidaridad con la lucha de los trabajadores del Sename. 

En materia de reparación, se plantea la exigencia al Estado de hacerse cargo de la deuda previsional con los trabajadores PEM POJH. 

Se resuelve poner atención a hitos como la discusión del sueldo mínimo de aquí al 17 de junio en base a la propuesta de la CUT de $180.000.  

El Partido debe comprometer todas sus capacidades en las jornadas de movilización que convoque la CUT, así como en avanzar en la democratización de la CUT a través de elecciones universales y vincular la masacre de la Escuela Santa María con la necesidad de organización de los trabajadores. 

La Conferencia ha enfatizado la necesidad de incorporar con mayor fuerza el quehacer agrario, el accionar hacia las PYMES y la tercera edad, y el trabajo de mujeres y pobladores.  

Se debe desplegar con más fuerza nuestra política hacia el sector agrario, dirigiendo esfuerzos especiales a la creación de sindicatos comunales de temporeros. 

Dados los avances de nuestra política, se plantea la necesidad de optimizar nuestras plataformas programáticas, haciéndolas más simples en su lenguaje de tal manera que sean comprendidas y asumidas por las masas. Existe un gran potencial de lucha que es necesario desarrollar vinculado a la lucha por el cambio del sistema electoral, planteándola en el marco de nuestra demanda de cambio del conjunto de la institucionalidad política. 

Vincular de manera más generalizada las demandas reivindicativas de cada sector con el cuestionamiento al modelo neoliberal.   

Por otra parte se propone relevar el rol de las Juntas de Vecinos como actor catalizador en el trabajo territorial, ya que se da en éstas una diversidad de temas como: salud, adulto mayor, etc. Sin embargo es necesario tener en cuenta otras formas de organización del pueblo, más allá de las institucionales. En este sentido apoyamos la lucha de los deudores habitacionales y saludamos el quehacer que desarrollan en su seno los comunistas. 

Corresponde hacer frente a la criminalización de la protesta social, avanzando en la legitimación de formas de lucha y la necesaria autodefensa de masas como respuesta a la represión y a los ataques anticomunistas; relevando el rol de las organizaciones de derechos humanos en defensa de la movilización social y avanzando en romper el cerco comunicacional a través de la RNM, El Siglo, radios comunitarias y acciones comunicacionales. Ayudará también a responder al anticomunismo desplegar el quehacer de derechos humanos involucrando la lucha por el derecho a la vivienda, educación, salud, trabajo, etc. 

El capitalismo neoliberal coloca en riesgo la soberanía alimentaria, las riquezas energéticas, el uso y derechos a aguas. 

El Partido no puede quedar ajeno a las políticas aplicadas en el plano ambiental y energético. La crisis energética estructural sufrida por Chile, nos obliga resolver políticas precisas al respecto, toda vez que el tema energético es un elemento estratégico de seguridad nacional.

En este plano, se deben contemplar los siguientes elementos: una política de energía alternativa, con una matriz energética diversa (hidroeléctrica, termoeléctrica, renovables no convencionales y otras). A la vez, se requiere establecer la integración energética latinoamericana promovida por el Gobierno Bolivariano, que pasa por la solución marítima para Bolivia a fin de obtener la seguridad de abastecimiento de gas de esa nación hermana. 

Debemos hacernos parte activa del la discusión sobre el establecimiento del Ministerio de Medio Ambiente y la nueva Legislación Ambiental que implementara este gobierno. No podemos quedar ajenos a que nuevamente se definan políticas en función de los intereses del capital en desmedro de nuestro entorno y sus relaciones. 

Se debe retomar con fuerza la lucha contra Pascua Lama, además de expresar nuestro rechazo a la construcción de las hidroeléctricas en Aysén.  

Reafirmamos una vez más nuestro pleno respaldo a las demandas de nuestros hermanos mapuches, particularmente el derecho a la autonomía y la autodeterminación, que debieran llevarse a cabo en el marco de un país plurinacional. 

Asimismo, rechazamos la criminalización y judicialización de su lucha, el retiro de las forestales de las tierras mapuche usurpadas, libertad a los presos políticos mapuche, terminar con el cerco policial a algunas comunidades y con la presencia de fuerzas militares en el lago Lleu Lleu, defensa de las tierras mapuche contra las agresiones medio ambientales: contaminación del borde costero, contaminación de las aguas, instalación de vertederos en comunidades mapuches, defensa del bosque nativo, etc., solución a las demandas de tierras, considerando las peticiones de las comunidades. Llamamos a apoyar la realización de la 5ªAsamblea de Izquierda Mapuche el 15 y 16 de Junio. 

Ratificamos que la perspectiva del ejercicio pleno de la soberanía económica del país sobre sus recursos naturales pasa por la renacionalización del cobre, así como la nacionalización de los servicios básicos. La Conferencia resuelve la realización de un Encuentro Nacional que coloque en el centro la recuperación de nuestro cobre. 

Condenamos la privatización de las especialidades en salud y la administración mercantil, luchar por la unidad del sector y realización de un trabajo más concreto con los usuarios. 

Al no cambiar el sistema actual de educación, basado en la municipal y los sostenedores, debemos organizar a los apoderados, estudiantes y profesores de conjunto para reforzar la lucha. 

Apoyo a la creación de organizaciones sociales nuevas que surgen como las Coordinadoras de Usuarios del transporte, contra el alza del agua y la Coordinadora de Agua de Alto Hospicio. 

3) Plan para las elecciones municipales del 2008. 

La construcción de la nueva mayoría que mañana conquistará un gobierno democrático pasa por la próxima lucha electoral municipal. 

Constatamos que efectivamente estamos en mejores condiciones para enfrentar estas elecciones municipales, las movilizaciones han permitido que surjan nuevos dirigentes de masas del Partido y se muestren ante la gente. 

Sostenemos que los Gobiernos comunales encabezados por comunistas deben liderar la movilización social. Este proceso tiene que ser estrechamente acompañado por el Partido. Debemos disponernos con todas nuestras fuerzas a mantener nuestras Alcadías y Concejalías y abordar el desafío de aumentarlas. 

La disputa de este eslabón del poder del Estado es muy importante pues permite crear un ejercicio de poder alternativo, que debe marcar diferencias, al menos en la participación ciudadana. Pero la mayor parte de los comunistas no tiene la experiencia concreta de ejercicio del poder, no conoció parlamentarios ni alcaldes comunistas, no logra a veces ver la manera de trabajar con nuestros representantes populares. Es preciso superar la distancia que se crea entre los representantes comunistas en la comuna y el partido de la comuna. Definir bien el papel de cada uno.

 Los CORE´s democratizados pueden ser un eslabón más en la lucha por superar la exclusión incluso si no se logra modificar el sistema electoral, siempre y cuando su elección sea democrática, proporcional y por regiones. 

 Debemos tener plataformas comunales con las demandas más sentidas por la población y también aquellas que en un mediano plazo nos afectarán, como la discusión de los planos reguladores, la política habitacional que el 2010 se privatizará y las políticas ambientales, la calidad de la educación. 

Debemos superar las dificultades que hemos vistos en los gobiernos comunales con nuestro alcaldes y concejales, incrementando la relación entre el partido y sus dirigentes públicos.   

 Es necesario orientar trabajo, elaboración y formación desde la Comisión de Educación y del ICAL, destinado todo ello a formar nuestros dirigentes municipales en lo que respecta al funcionamiento municipal y la administración del mismo, y a abordar los diferentes aspectos construyendo una plataforma comunal.    

 Nos hemos planteado llevar candidatos a alcaldes y concejales en todo el país, con listas unitarias, partiendo del JPM, que nos permitan aumentar la votación, con compañeros que ayuden a potenciar las listas, incorporando a ellas a la Jota. Donde se pueda el PSP debiera llevar candidatos a concejales. 

 Se propone incorporar a la Comisión Municipal a los CESCOS y a los dirigentes de Uniones Comunales, teniendo en cuenta además los Chile Barrio, que agrupan varias Juntas de Vecinos. 

4) Cambios orgánicos en el Partido 

La Conferencia ha reafirmado la necesidad de llevar a cabo todos los cambios orgánicos que sean necesarios para que el Partido asuma a plenitud su rol en el actual momento político, teniendo en cuenta que lo principal es contribuir a elevar la lucha de masas, incidiendo en el movimiento social real y en sus conflictos, fortaleciendo y adecuando orgánicamente cada una de nuestras estructuras a las necesidades del trabajo de masas. 

Tenemos un Partido insuficientemente preparado para el nuevo momento. Se requiere más educación para elevar el nivel ideológico y su comprensión de las tareas actuales. Se debe mejorar la comunicación interna, hacerla más rápida. Para esto, hay que buscar las estructuras que resuelvan bien el problema. Aligerar y coordinar lo necesario, crecer, aprender a concentrar esfuerzos principales.  

Existe una tendencia al centralismo que es necesario superar. Hay que reconocer bien la significación de las regiones, el CC debe empaparse bien de las experiencias y los problemas de cada realidad regional para extraer de ellas elementos que enriquezcan nuestra política. Las comisiones nacionales deben tener miembros de regiones.  

En nuestra relación con las JJCC, tener en cuenta que la estructura de ellas se orienta específicamente a lograr el mejor trabajo e inserción juvenil. Por ello, su estructura no puede ser una “fotocopia” de la del P. 

Si nuestro Partido es de masas, no existe por lo tanto diferencia entre dirigente de Partido y dirigente social. 

El Partido debe ser capaz de asumir acciones coyunturales, capaces de opinar en forma activa en cada uno de estos acontecimientos. El trabajo de masas significa socializar en la acción la política del Partido. 

El trabajo en organizaciones sociales debe ser encauzado en áreas como la cultura, la comunicación, fortaleciendo el PSP en el país.

 La educación política fue resolución principal en el 23º Congreso del Partido, es imperativo redoblar el esfuerzo para llevar a la práctica este orientación, realizando escuelas de cuadros hacia las provincias, se resuelve editar un folleto con los artículos de JA Lagos sobre política de alianzas.  

Hay que vincular la lucha por la democratización con la lucha por demandas más concretas, la realización de acciones comunicacionales más audaces, la presencia de los dirigentes del Partido en las movilizaciones de masas. 

En cuanto a las medidas orgánicas proponemos la elaboración de planes en cada una de las estructuras incluyendo a la célula que impliquen definir esfuerzos centrales y destinación de cuadros, recursos, etc. Los comunistas debemos colocar el salto de calidad de la célula como ingrediente fundamental de los cambios orgánicos, vinculada a su sector, reubicando la militancia, superando los problemas de comunicación interna entre todas las estructuras, creando células como principal prioridad en los centros de trabajo. 

 Resolvemos estudiar la militancia celular de los dirigentes, en primer lugar de los miembros del Comité Central, priorizando la militancia en una célula de trabajadores. 

La Conferencia reafirma la creación de nuevos organismos regionales en la Región Metropolitana, y caminar hacia futuro en un proceso que culmine con la creación de nuevos organismos. Asimismo, ratificamos la mantención de los Comités de Sector en los términos planteados por el Informe a la Conferencia, pasando el Comité de Sector de la Salud a depender de inmediato del Comité Central y en un proceso los otros dos.

 Las direcciones regionales y comunales deben ser orientadoras y generar conducción política, transformando así cuadros políticos en dirigentes sociales. Aumentar nuestro aporte financiero a nuestro partido, haciendo obligatorio la cotización del 1% de los ingresos. Cultivando relaciones con otros sectores, comprometiendo nuestras capacidades en el cumplimiento, individual y colectivo, de nuestras metas en la  campaña nacional de finanzas que se inicia el 1º de Agosto y finaliza el 4 de diciembre. 

 Lo electoral debe ser asumido con movilización social, impulsar la inscripción automática de conjunto con la Jota, la consigna no a la exclusión con organizaciones sociales y desarrollar propuestas en relación a los gobiernos locales. 

Incorporar como sectores estratégicos el frente marítimo y portuario y el transporte, lo cual supone generar coordinaciones de carácter nacional. 

Se propone que el semanario El Siglo continúe publicando trabajos ideológicos, en particular respecto cómo hacer frente al fuerte anticomunismo y represión con los que se nos atacan. 

De igual forma,  debemos dedicar más atención al Internet, para difundir las posiciones políticas a las que adscribimos.   

La Conferencia reafirmó el desarrollo de múltiples actividades en ocasión del 95º aniversario del Partido, en el año del Centenario de la masacre de la Escuela Santa María, vinculada a la fundación del Partido Obrero Socialista que desde 1912 viene luchando por la democracia, la justicia social y el socialismo. 

 5) Agenda de Movilización. 

26 de Junio, aniversario del Natalicio de Salvador Allende, camino al centenario de este Natalicio en junio del 2008.  

  Movilización del 13 de julio de los trabajadores marítimo-portuarios.  

16 de Julio celebración del cumpleaños de Gladys con iniciativas de carácter público en todo el país. 

26 de Julio aniversario del Moncada.     

Jornada de Septiembre.  

Octubre jornada por los 40 años de la caída del Ché en combate. 

 Noviembre Cumbre de la amistad e integración de los pueblos.  

Diciembre Centenario de la masacre en la escuela Santa María de Iquique.